Etiquetas

,

A las ocho de la tarde del Viernes Santo y, con la certeza de que este año la lluvia no nos impedirá la salida, se abren las puertas de la S.I. Catedral ante la llamada de los romanos de la Cofradía de Nuestra Señora de la Merced.

Una cofradía tras otra van saliendo a las calles de Barbastro con las imágenes que muestran las pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo. A las nueve y media de la noche, nuestra cofradía realiza su salida cerrando así la procesión.

En la Plaza del Mercado tiene lugar el acto final, un encuentro entre Jesús, ya sepultado, y su madre. Tras unas palabras de nuestro Obispo, Alfonso Milian, comienzan las diversas procesiones del silencio que realizan las cofradías, con gran respeto y devoción del momento que acabamos de vivir, hasta su sede

Anuncios